martes, 3 de junio de 2014

Los Colegiados Escriben

Pobres pero no tontos

Mientras un manto real amenaza con cubrir al resto de la información, saturada ya por la que se nos viene encima, intento no dejar caer en el olvido, al que hasta el día de la coronación de Felipe VI parece abocada toda noticia que no sea borbónica o republicana, hechos que considero muy importantes.

Recientemente se publicó la Encuesta de Condiciones de Vida (ECV), un instrumento estadístico, armonizado para los países de la UE, que permite  a la Comisión Europea el estudio de las necesidades de la población, de la pobreza, de la desigualdad, del seguimiento de la cohesión social en el territorio de su ámbito, y del impacto que las políticas sociales y económicas tienen sobre los hogares y las personas.

En mi particular cruzada contra el monopolio de la información por el asunto de la abdicación real, quiero incidir en la ECV porque demuestra, a base de datos que reflejan la dura realidad de muchas familias, que Castilla-La Mancha no va bien. No va nada bien, por mucho que los voceros de turno se empeñen en repetir lo contrario con una clara intención de llevar a la práctica una de las frases más famosas de Joseph Goebbels, el celebre ministro de propaganda nazi: Una mentira repetida adecuadamente mil veces se convierte en una verdad”.

Castilla-La Mancha no va bien si dicha encuesta la sitúa, tras la ciudad autónoma de Ceuta, como la comunidad autónoma con mayor porcentaje de población en riesgo de pobreza exactamente un 31,3% del total, lo que supone once puntos por encima de la media nacional.




Castilla-La Mancha no va bien si, durante 2013, la tasa de riesgo de pobreza o exclusión social (que se calcula teniendo en cuenta variables como la renta anual neta, la intensidad en el empleo o la capacidad de los hogares para afrontar los gastos de alquiler, hipoteca, energía, etc.) alcanzó el 36,7 por ciento de la población, nueve puntos por encima de la media nacional:



Castilla-La Mancha, no va bien si el 19,8 de los hogares castellano-manchegos llega con dificultad a fin de mes y el 19,3% lo consigue con mucha dificultad.


En el gráfico anterior comprobamos que la evolución de la tasa de riesgo de pobreza o exclusión social pone de manifiesto que Castilla-La Mancha no solo no va nada bien, sino que va horrorosamente mal, dado que de un 28,6% en 2009, bajo el gobierno del PSOE, hemos pasado a un 36,70% en 2013 bajo el gobierno del PP. En ustedes está valorar si ese incremento de ocho puntos se debe única y exclusivamente a la famosa “herencia recibida” o sí, después de dos años de gestión, podemos concluir que algo habrán influido las decisiones tomadas y las políticas públicas puestas en práctica por el actual gobierno.
Para terminar, quiero insistir en que Castilla-La Mancha va rematadamente mal si, mientras la ECV pone de manifiesto que el 50% de los ciudadanos de nuestra Región no se puede permitir ir de vacaciones al menos una semana al año, hay gente que justifica el cierre, en verano, de las camas de los hospitales de nuestra Región argumentado que los castellano-manchegos se van de vacaciones a la playa o a la montaña.
No siempre depende de nosotros ser pobres, pero siempre depende de nosotros hacer respetar nuestra pobreza”, Voltaire.

Teresa Suárez Fernández
Colegiada nº 6895-07


Los Colegiados Escriben

Política-ficción


Castilla-La Mancha, año 35 d. PP.

Mucho tiempo ha transcurrido desde que El Partido se hiciera con el gobierno de nuestra Comunidad Autónoma. Ahí continua, nadie sabe cómo ni entiende el por qué.

No lo vimos venir. La población poco a poco dejó de leer, atontada por las corridas de toros que Castilla-La Mancha TV (la única que desde hacía diez años se veía en la región) repetía una y otra vez. Nuestros ojos, automáticamente, se abrían segundos antes de la cogida que se avecinaba y que, aunque mil veces vista, no dejaba de horrorizarnos cada vez. “Lo mejor del Oeste”, aún en antena, hizo el resto.

De nada sirvió la proliferación y auge de la ficción distópica que intentaba alertar a la población sobre la llegada de un mundo de pesadilla, casi apocalíptico, nada deseable. El IVA, que ya llegaba al 80%, hacía imposible el acceso a la cultura: ni libros, ni cine, ni teatro. Entre la prensa escrita, herida de muerte, solo dos periódicos habían logrado permanecer. Sobre el por qué esos y no otros ya nadie se hacía preguntas. Se habían transformado en Boletines Oficiales: entrega de premios a los miembros del gobierno, inauguraciones en solitario y muestras del folklore popular que vivía una tercera juventud.

Los soñadores pusieron todas sus esperanzas en las TICs. Durante su primera legislatura, muy sensibilizados con que Castilla-La Mancha no debía perder el tren del progreso, nuestros gobernantes anunciaron que extenderían el servicio de voz móvil 3G a un total de 121 localidades pequeñas que, hasta ese momento, solo disponían de la banda ancha fija. Decididos a impulsar la innovación y las nuevas tecnologías, aseguraron que las cinco capitales de la región, además de  Talavera de la Reina, podrían disfrutar de la tecnología de cuarta generación 4G (banda ancha ultra rápida inalámbrica) que, en sus inicios, prometía velocidades de hasta 150 Megabytes por segundo en descarga y de hasta 50 en subida de datos a Internet.

Nunca llegó a implantarse. Los R&R (Revirados en Red) fueron los culpables. Pese a que el número de caracteres en Twitter quedó reducido a solo 50, idearon un nuevo lenguaje plagado de símbolos y neologismos que lejos de interrumpir o ralentizar la comunicación y difusión de la información la aceleraba aún más. Además, la multiplicación de sitios Web comoSlideShare, permitió el acceso de los ciudadanos a toda clase de documentos, misteriosamente desaparecidos de archivos o bibliotecas, y a pasquines y manifiestos que criticaban duramente las políticas sociales que se estaban llevando a cabo en nuestra región. No fue precisa una quema de libros (a “451º Fahrenheit”), prácticamente extinguidos o protegidos en museos a los que solo podía entrar la aristocracia política, bastó con restringir el acceso a los satélites de comunicaciones.

Ni las protestas de los vecinos a lo largo de los años, ni su adhesión a la campaña “Ocupa los Puentes Nucleares”, iniciada en el primer aniversario del accidente de Fukushima en el centro de Europa, impidieron la implantación del cementerio nuclear en Villar de Cañas. Tras varios incidentes, nunca esclarecidos, la provincia de Cuenca quedó transformada en un estercolero medioambiental. Desde entonces los conquenses, “El rebaño ciego”, nunca salen a la calle sin mascarillas y la contaminación alcanza a todas los estratos sociales y a todos los aspectos de la vida.

Las Fuerzas y Miembros del D-0 (Delincuencia 0), que ostentan un poder absoluto sobre “Nosotros”, patrullan las calles de ciudades y pueblos pidiendo la placa de identificación a cualquier ciudadano sospechoso de disidencia.

La esperanza de vida entre la clase obrera y el colectivo de desempleados, el más numeroso de la región, se ha reducido considerablemente mientras que ha aumentado entre la élite política y económica. Los criterios de gestión privada extrema aplicados a la sanidad pública hicieron todo el trabajo. La casta de los gerentes sanitarios, desde el Complejo Hospitalario“Nuestra Señora de los Dolores”, en Toledo, tras evaluar el coste/beneficio de efectuar trasplantes (extracción del órgano, traslado, etc.), colocar Stent, aplicar tratamientos quimioterápicos o realizar diálisis, decidió aprobar el programa “Gran Selección” basado en el respeto hacia la disposición genética de cada individuo sin que la medicina intervenga para modificar el plazo de vida que lleva inscrito al nacer. El crecimiento del tráfico de fármacos, de órganos y de quirófanos ambulantes donde implantarlos, fue exponencial. Ahora las denominadas, muy eufemísticamente, Mafias Orgánicas deciden quien vive y quien muere.

El Caballero de la Triste Figura, preso de su delirio, no es consciente de la censura, la manipulación mediática, la mediocridad intelectual, el aislamiento, la represión, el ahondamiento de la brecha entre clases, el control social…

Cree que cabalga hacia “Un mundo feliz”.


Y lo hace.

Teresa Suárez Fernández
Colegiada nº 6895-07